Hablemos de ciencia

El escritor (además de filósofo y matemático) Bertrand Russell escribió en 1952 un artículo llamado “There is a God?”:

“Si yo sugiriera que entre la Tierra y Marte hay una tetera de porcelana que gira alrededor del Sol en una órbita elíptica, nadie podría refutar mi aseveración, siempre que me cuidara de añadir que la tetera es demasiado pequeña como para ser vista aun por los telescopios más potentes. Pero si yo dijera que, puesto que mi aseveración no puede ser refutada, dudar de ella es de una presuntuosidad intolerable por parte de la razón humana, se pensaría con toda razón que estoy diciendo tonterías. Sin embargo, si la existencia de tal tetera se afirmara en libros antiguos, si se enseñara cada domingo como verdad sagrada, si se instalara en la mente de los niños en la escuela, la vacilación para creer en su existencia sería un signo de excentricidad, y quien dudara merecería la atención de un psiquiatra en tiempos de la ilustración, o la del inquisidor en tiempos anteriores”

Esta analogía llamada “la tetera de Russell”, es célebre y suele usarse como argumento por los ateístas y agnósticos como una forma de hacer ver que las razones de la existencia de un Dios pueden ser igual de arbitrarias que la afirmación de que existe una tetera en órbita alrededor del Sol. Existen otras curiosas y divertidas formas de plantear esta cuestión. Una de ellas es el pastafarismo, una religión basada en su dios supremo, el todopoderoso monstruo espagueti volador. Un monstruo hecho de espaguetis y bolas de carne responsable de la creación del universo…. Sobrecogedor.

Monstruo espagueti volador

Monstruo espagueti volador

Estas paradojas se basan en el hecho de que ideas o creencias que no se pueden demostrar, tienen igual veracidad que cualquier otro planteamiento indemostrable. Esto es, que las personas que consideran el creacionismo como la causa de la existencia misma, tienen los mismos argumentos que los que creen en el pastafarismo, es decir, ninguno. Esta cuestión nos lleva a otra: ¿como se puede llegar a demostrar si algo es correcto?. Bien, esta cuestión ya se planteó en la antigüedad, y la primera forma de desarrollar un método de acumulación de conocimiento fue la filosofía-lógica. Muchos olvidan a veces que ciertos pilares de las matemáticas y geometría se desarrollaron en la antigüa Grecia, en escuelas de filósofos. El mismo Euclides, en el año 300 a.c. formuló sus postulados de la geometría (postulados de euclides). Usando exclusivamente razonamientos de tipo lógico fundó las bases de la geometría que se utilizaron durante mas de 2000 años hasta que en el sigo XIX se desarrollasen las geometrías de tipo no euclídeas. Sin embargo el razonamiento de tipo filosófico-lógico, se mostraba ineficiente al intentar avanzar explicando los fenómenos naturales. Tras el desarrollo del álgebra y en la llamada revolución científica (siglo XVII) se empezó a usar el llamado método científico cuya etimología es (del griego: –μετά = hacia, a lo largo- –οδός = camino-; y del latín scientia = conocimiento; camino hacia el conocimiento).

descartes

René Descartes (1596 – 1650). Filósofo y científico. Ejemplo claro de la transición entre filosofía y método científico en la llamada revolución científica.

El método científico, de forma burda, se basa en la observación de la naturaleza para determinar y diferenciar los fenómenos que ocurren, tras lo que se impone una hipótesis que debe ser refutada por experimentos que declaren o no esa hipótesis como cierta. Esta forma de acumulación de conocimiento humano se ha mostrado extremadamente eficiente, permitiendo mediante el uso de la matemática y la lógica, ir sentando bases sobre las que se apoyan nuevas teorías y así iterativamente ir construyendo unos conocimientos que expliquen la naturaleza que nos rodea. Por poner un ejemplo, la teoría de la relatividad especial de Einstein se basa únicamente en dos postulados, el primero dice que la velocidad de la luz es una constante universal con independencia del movimiento de la fuente que lo emite, y el segundo que las leyes de la naturaleza son iguales en cualquier punto del universo si éste no se encuentra acelerado. De estas dos afirmaciones y con las herramientas matemáticas oportunas se obtienen todos los frutos que da la teoría de la relatividad especial. Más tarde se refinarán estas ideas con la relatividad general, pero eso es otra historia…. Para el conocimiento de los dos postulados hubo un largo recorrido. La teoría del electromagnetismo de Maxwell que explica la naturaleza de la luz, es el pilar fundamental de la teoría de la relatividad, pudiendo derivarse ésta última de ella (aunque no lo parezca). A su vez el trabajo de Maxwell tiene bases teóricas en los trabajos de Faraday, Coulomb, Ampere, Lenz, Gauss… y éstos a su vez de otros y así hasta que llegamos al principio de nuestro viaje en los tiempos de la antigüa Grecia. Por supuesto multitud de teorías que se creyeron ciertas no lo eran, y es una ventaja del método científico el espíritu autocrítico que siempre trata de verificar en multitud de ámbitos, formas y procedimientos los conocimientos que se tienen por sentado. Una forma de hacer esto es por ampliación, por ejemplo y volviendo al ejemplo de antes, la teoría de gravitación de Newton fue ampliada por la relatividad general de Einstein, esto quiere decir que no es que la teoría de Newton fuese incorrecta, sino que las observaciones de la naturaleza en la época de Newton (movimientos de planetas, caída libre…) podían ser explicadas por su teoría, y no existían observaciones de otro tipo de fenómenos que pudiesen indicar que no era correcta, ya que no había tecnología para ello. Siglos mas tarde la hubo, y observaciones de fenómenos más sofisticados fueron explicadas por la nueva teoría de Einstein, que a su vez también explicaba lo que explicaba la de Newton, era como una versión 2.0 mejorada (por así decirlo) que amplía el número de fenómenos que puede llegar a explicar. Hoy por ejemplo sabemos que las teorías de la relatividad y la mecánica cuántica son incompatibles, esto implica que una de ellas (o las dos) son incompletas, es decir, en el ámbito de fenómenos específicos de cada de ellas una funcionan muy bien, sin embargo en procesos en las que las dos teorías se involucran las teorías fallan o no consiguen explicar bien esos fenómenos. Ese es el objetivo de las nuevas teorías de gran unificación como son la teoría de cuerdas o gravedad cuántica.

Newton y Einstein. Considerados por muchos los dos mayores genios de la historia de la física.

Newton y Einstein. Considerados por muchos los dos mayores genios de la historia de la física.

Este tosco repaso a la historia de la ciencia y a cómo se desarrolló el método científico me sirve para definir lo que es ciencia, que es de lo que trata este blog. La ciencia es aquello que usa del método científico para conseguir conocimiento. Y ese es el objetivo de este post, sentar las bases de lo que se tratará en este blog, que es un blog de ciencia (y también de otras cosas…).

No por ello han de excluirse de los pensamientos humanos las creencias religiosas, morales o éticas, ni mucho menos, pero el desarrollo del conocimiento no debe (ni puede) basarse en ellas. Y cualquier tipo de creencia personal debe diferenciarse de lo que es el desarrollo de los conocimientos que puede llegar a adquirir el ser humano.

russell

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Divulgación, Método científico, Miscelánea y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s