Se observa por primera vez el cinturón de asteroides en una estrella en fase de subgigante

El telescopio espacial Herschel ha tomado las primeras imágenes del cinturón de polvo producido por colisiones de asteroides y cometas, orbitando a la estrella Kappa Coronae Borealis, de tipo subgigante, conocida por albergar un sistema planetario.

Kappa_Coronae_Borealis

Después de miles de millones de años en la etapa de quema de hidrógeno en su núcleo, las estrellas de tipo solar acaban con sus reservas en el centro y comienzan a quemar en capas alrededor de un núcleo en el que se ha agotado el material. En este proceso la estrella se convierte en estrella subgigante.

Durante la etapa de subgigante, los planetas, asteroides y cometas en las regiones más próximas pueden seguir existiendo (antes de la etapa de gigante roja). En este estudio se ha conseguido adivinar esta estructura en una estrella subgigante, midiendo el polvo alrededor del disco estelar que se genera mediante colisiones entre los asteroides y cometas que allí se encuentran. El telescopio espacial Herschel, gracias a su gran sensibilidad en el espectro infrarrojo, tiene las capacidades de medirlo, permitiendo resolver el brillo de esta emisión de polvo tan cercano al propio disco de Kappa Coronae Borealis, que tiene una masa de 1,5 masas solares, una edad de 2500 millones de años y se encuentra a unos 100 años luz de distancia. Por observaciones desde la Tierra, se sabe que esta estrella hospeda un planeta de aproximadamente 2 veces la masa de Júpiter, orbitando a una distancia equivalente a la que se encuentra el cinturón de asteroides en nuestro sistema solar. Otro planeta también se ha detectado, sin embargo su masa no ha podido ser medida con precisión.

cinturon-de-asteroides

Las observaciones han encontrado esta estructura que coincide espacialmente con el sistema planetario que alberga la estrella. Esto implica que conociendo las propiedades de este cinturón de polvo y partículas se podría conocer la arquitectura del disco planetario. Este disco ha sobrevivido durante el tiempo de vida de la estrella sin ser destruido, siendo muy diferente al futuro que le espera a nuestro sistema solar, en el que la mayor parte del disco fue limpiado, en una etapa llamada “bombardeo intenso tardío“, alrededor de 600 millones de años después de la formación del Sol.

El equipo que ha llevado a cabo el estudio propone 3 posibles configuraciones para el disco de planetas que son compatibles con las observaciones de Herschel. El primero modelo representa un continuo de polvo extendiéndose de 20 a 220 UA. En comparación, en nuestro sistema solar, el cinturón de Kuiper tiene un rango de 30 a 50 UA. Una variación de este modelo es un disco que es perturbado por la influencia gravitacional de los dos planetas orbitando la estrella, agitando los componentes produciendo una producción de polvo en el disco que alcanza un máximo a unas 70-80 UA. El último escenario posible es el de un disco de polvo dividido en 2, en el que los planetas ocupan las posiciones en las que no existe polvo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Estrellas, Exoplanetas, Noticias, Sistema Solar y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s