Herschel consigue observar el gas caliente que rodea al agujero negro de la Vía Láctea

El telescopio espacial Herschel de la ESA ha realizado una detallada observación del gas molecular que rodea al super agujero negro del centro de la Vía Láctea. Este agujero negro, conocido como Sgr A* tiene una masa de unos 4 millones de masas solares a una distancia de 26,000 años luz, justo en el centro de la Vía Láctea.

Sgr A_gas

Aunque esta distancia es grande, mucho más pequeña que cualquier otro agujero negro supermasivo central de cualquier galaxia, siendo un objetivo perfecto para poder estudiar la física de los entornos de los agujeros negros como pueden ser las órbitas de estrellas cercanas, o como en este caso, el gas que lo rodea.

En la dirección en la que se encuentra Sgr A* existen grandes cantidades de polvo que hacen imposible la detección en rangos espectrales del visible, por lo que se tienen que utilizar observaciones en infrarrojo lejano y radio. Este es el caso de este estudio, en el que Herschel ha observado el gas que rodea el agujero negro en longitudes de onda infrarrojas, justo las que emite el gas observado.

Herschel ha detectado una gran variedad de moléculas en esta zona, considerada el corazón de la Vía Láctea, incluyendo monóxido de carbono, vapor de agua y ácido cianhídrico (HCN). Midiendo los espectros de la luz que emite este gas, los astrónomos son capaces de poder determinar las propiedades de este gas interestelar que rodea este agujero negro central.

gas_SgrA*

Javier Goicoechea, autor principal de este artículo y miembro del Centro de Astrobiología del CSIC, comenta que “Herschel ha observado la emisión en infrarrojo lejano a una distancia de solo 1 año luz de Sgr A*, haciendo posible por primera vez la observación por separado del gas que rodea el agujero negro de la propia emisión del mismo”. La gran sorpresa vino al observar que este gas se encuentra a unos 1000ºC, mucho más caliente que el gas interestelar ordinario que se puede encontrar en otras zonas de la galaxia cerca del cero absoluto. Aunque algunas estrellas masivas podrían aportar cierto calentamiento al gas, este no es suficiente para que se pueda encontrar a tan altas temperaturas.

Una hipótesis que contempla el equipo de Javier Goicoechea es que los fuertes campos magnéticos de esta región puedan hacer colisionar las moléculas entre sí y con otros materiales emitidos por las estrellas y protoestrellas de la zona. Incluso con corrientes de gas caliente dirigiéndose hacia el centro del agujero negro. “Nuestro agujero negro galáctico podría estar cocinando su cena a los ojos de Herschel”, comenta Goicoechea.

Justo antes de que el material caiga al agujero negro, se llega a calentar enormemente, emitiendo radiación en rayos X y gamma. Usando observaciones en infrarrojo cercano, otro grupo de astrónomos observó otra nube de gas de algunas masas terrestres que se espera pueda ser engullido por el agujero negro este año, aunque algunas simulaciones demuestran que todavía hay que esperar para poder confirmarlo.

[Artículo técnico: Herschel Far-Infrared Spectroscopy of the Galactic Center. Hot Molecular Gas: Shocks versus Radiation near SgrA. 6 May 2013, arxiv: 1305.1119]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Agujeros negros, Noticias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s