Se observan nubes de gas entre las galaxias de Andrómeda y Triángulo

Un nuevo estudio en las regiones que existen entre las galaxias M31 (Andrómeda) y M33 (Triángulo), usando el telescopio GBT (Green Bank Telescope), ha confirmado la presencia de hidrógeno neutro con densidades superiores a 1017cm−2. La velocidad de estas nubes de gas es similar a las velocidades propias de estas galaxias, lo que indica que no se tratan de fuentes lejanas del entorno de la Vía Láctea.

Posición de Andrómeda y Triángulo, y el espacio que queda entre ellas donde se han descubierto nubes de gas

Posición de Andrómeda y Triángulo, y el espacio que queda entre ellas donde se han descubierto nubes de gas

Las galaxias espirales deben recibir gas exterior que cae sobre ellas para poder mantener los ritmos de formación estelar que se observan en ellas. La forma que tiene una galaxia de formar estrellas es con gas nuevo, que tras interacciones gravitatorias y colisionales, consigue colapsar formando nuevas estrellas azules, jóvenes y luminosas. Sin embargo las posibles distribuciones de nubes de gas alrededor de las galaxias no se comprende bien. Esta nueva nube de gas parece ser interpretada a priori como un filamento de condensación intergaláctico. Estos filamentos son estructuras que conectan a las galaxias, de baja densidad en comparación a estas. Aunque algunas simulaciones parecen demostrar que podría tratarse de una remanente de una interacción entre estas dos galaxias hace algunos miles de millones de años.

Mapas de 21cm a distintas resoluciones observacionales de las nubes de gas

Mapas de 21cm a distintas resoluciones observacionales de las nubes de gas. Crédito: Nature

El gas que se encuentra entre las galaxias es realmente tenue y muy difícil de detectar, a diferencia del que podemos encontrar por ejemplo en nuestra propia Vía Láctea, que es muy denso. Poco a poco se van teniendo las técnicas requeridas para poder observar estas fantasmales presencias en los enormes vacíos que existen entre las galaxias. La emisión del hidrógeno neutro, observable en 21cm, ha de realizarse con radiotelescopios, esto implica que el poder resolutivo (resolución) es muy bajo si no se utilizan técnicas como la interferometría. Donde los telescopios ópticos ven imágenes detalladas, los radiotelescopios ven manchas borrosas, y en casos como estos, los telescopios ópticos no pueden observar nada, pues la temperatura de esas nubes de gas es tan baja, que solo son visibles en radio, por lo que solo nos queda poder mejorar la resolución de esas manchas borrosas con las técnicas que tengamos disponibles.

Hace más de una década, los astrónomos plantearon algunas especulaciones acerca de la existencia de nubes de gas en el espacio entre M31 y M33, sin embargo las técnicas por entonces no eran suficientes para poder obtener una evidencia clara de esta. El año pasado, tras un estudio preliminar con el propio GBT, se confirmó la esta presencia, aunque con un nivel de detalle muy bajo como para observar algún tipo de estructura. Este nuevo estudio, más exhaustivo y detallado, reveló que esas nubes de gas se encuentran de forma más compacta y definida de lo que se pensaba.

[Referencia: Nature]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Galaxias y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s