El papel de las mujeres en la clasificación espectral de las estrellas: Annie J. Cannon

Oh, Be a Fine Girl, Kiss Me. Esta frase en inglés (Oh, se una buena chica, bésame), es conocida por todos aquellos que han estudiado la clasificación espectral de las estrellas. Esta clasificación espectral OBAFGKM es la más usada en la actualidad, basada en la temperatura superficial, y por tanto, composición atmosférica, lo cual define su espectro.

Clasificación espectral

Clasificación espectral

El llamado “harén de Pickering” fue un grupo de trabajo del observatorio Harvard, en Cambridge. Este grupo realizó de forma manual la mayor labor de clasificación estelar hasta la llegada de los ordenadores y la automatización de los procesos de clasificación espectral. Fue un grupo totalmente formado por mujeres, liderado por el profesor Edward C. Pickering y bajo la dirección del director del Yale Observatory William Elkin, el que prefería contratar mujeres por su elevada paciencia y minuciosidad en estas tareas. La mayoría de estas mujeres no tenían una formación científica, su trabajo consistía en analizar las placas fotográficas obtenidas por los observatorios de la fecha, realizando clasificaciones y diversas tareas como por ejemplo la búsqueda de estrellas variables, importantísimas en la medida de las distancias en el universo. A este tipo de trabajadoras se las llamaba “computadoras humanas”, término acuñado desde el sido XVIII, debido a lo automático de su trabajo, realizando operaciones simples o trabajos básicos y repetitivos durante toda la jornada laboral.

Grupo de trabajo de clasificación estelar del Yale Observatory (Harén de Pickering)

Grupo de trabajo de clasificación estelar del Yale Observatory (Harén de Pickering)

La clasificación hoy en día se realiza mediante espectrógrafos que miden la energía recibida para cada longitud de onda, por lo que se obtiene un espectro de flujo, en el que se pueden ver las líneas de absorción de las atmósferas estelares además de la forma del continuo de emisión como cuerpo negro (una estrella puede considerarse un cuerpo negro con bastante buena aproximación).

Un espectro estelar. La forma del contínuo es la de un cuerpo negro a la temperatura de la atmósfera estelar y con líneas de absorción-emisión debida a la composición de su atmósfera

Un espectro estelar. La forma del contínuo es la de un cuerpo negro a la temperatura de la atmósfera estelar y con líneas de absorción-emisión debida a la composición de su atmósfera

Sin embargo la clasificación estelar por aquellos tiempos era mucho más ruda. Las observaciones quedaban registradas en placas fotográficas que eran almacenadas y posteriormente analizadas. Además la instrumentación era mucho más simple, se utilizaba un prisma en la boca del tubo del telescopio que cubriese todo el campo. Era una forma más o menos primitiva de lo que se considera un espectrógrafo, llamado prisma-objetivo. El análisis de las débiles líneas de absorción, en los espectros grabados en las placas fotográficas, permitía la clasificación de la estrella. No hace falta decir la buena vista y lo bien entrenado que se debía estar para poder realizar tal tarea.

Esquema de un prisma-objetivo y la imagen que produce

Esquema de un prisma-objetivo y la imagen que produce

Una de las integrantes del grupo de trabajo de clasificación espectral del Observatorio Harvard de Cambridge, y de las pocas cuya formación era altamente cualificada fue Annie Jump Cannon (1863-1941).

AnnieJCannon

Esta astrónoma es la creadora de la nomenclatura de clasificación espectral OBAFGKM, basado en la intensidad de las líneas de absorción del hidrógeno. Comenzó trabajando en el archivo fotográfico del observatorio, pasando más tarde a la clasificación espectral. La eficiencia de Annie J. Cannon para esta tarea era excepcional, alcanzando una velocidad de 3 estrellas clasificadas por minuto. Ideó un método propio en el que nombraba en voz alta el índice espectral de la estrella y una ayudante la anotaba en el cuaderno. Llegó a clasificar en toda su vida unas ¡400,000 estrellas!, si bien “solo” unas 250,000 fueron catalogadas. No es fácil imaginarse el duro trabajo, día tras día, hora tras hora, fijando la vista en detalles minúsculos en placas fotográficas para poder observar las débiles líneas espectrales que permitían su clasificación espectral.

Aparte de esta labor de clasificación, Annie Cannon también fue brillante en el campo más teórico. Recibió en 1925 el primer doctorado honoris causa a una mujer en la Universidad de Oxford, en 1923 fue elegida una de las doce mujeres americanas vivas más importantes. Un cráter en la luna lleva su nombre (cráter Cannon), en reconocimiento de la inmensa labor realizada. Además era una gran pionera en el uso de la fotografía, pues comenzó su carrera en estas labores, que junto con su afición por los viajes llevó a esta astrónoma a realizar multitud de “primeras fotografías” a diferentes monumentos y enclaves. Para los que sean de Córdoba como yo, les gustara saber que la primera imagen fotográfica de la Mezquita de Córdoba fue realizada por esta mujer.

Primera fotografía de la Mezquita de Córdoba

Primera fotografía de la Mezquita de Córdoba

También otras mujeres pertenecientes a este grupo fueron célebres. Henrietta Swan Leavitt realizó imporntates contribuciones a la astronomía y haciéndose famosa con trabajos sobre las estrellas cefeidas en las nubes de Magallanes. Cecilia Payne, que trabajaba en el grupo, fue contratada por Harlow Shapley en este fondo de computadoras humanas ayudantes en la clasificación espectral. Dos años más tarde, Payne terminó su investigación y leyó su tesis doctoral que trató sobre atmósferas estelares. Sin embargo, por aquel entonces la Universidad de Harvard no concedía doctorados a mujeres, por lo que Payne tuvo que presentar su tesis en la Universidad de Radcliffe (sólo para mujeres). De esta forma, en 1925 se convirtió en la primera persona en recibir un doctorado en astronomía en un proyecto de investigación del Harvard College Observatory.

Las condiciones laborales de trabajos realmente repetitivos y mecánicos eran realmente tediosas, además el sueldo aplicado a las mujeres que trabajan en la clasificación espectral era bastante discriminante, si bien era equivalente al sueldo de un obrero medio, algunas de las integrantes poseían títulos universitarios y una alta especialización.

La mayor parte del trabajo de clasifiación espectral fue archivado en el catálogo Henry Draper y su extensión.

La clasificación de las estrellas ha contribuido materialmente a todos los estudios de la estructura del universo. No se ha presentado un problema mayor ante la mente humana”

Annie J. Cannon
(1863-1941)
Annie_Jump_Cannon_1922_Portrait
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Divulgación, Estrellas, Historia de la ciencia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s